El sueño convertido en ciencia

¿Con quién sueñas?

Los seres humanos dormimos en promedio una tercera parte del día, de manera que al cumplir 60 años habremos dormido 20 de ellos. Por esta simple razón el sueño ha obtenido en muchos países un lugar primordial en el tratamiento y estudio de los trastornos generados por la falta de éste.

El resultado de las perturbaciones generadas por la conciliación inadecuada del sueño se traducen en insomnio, enfermedades neurológicas, psiquiátricas, respiratorias, gastrointestinales, dislocación de la mandíbula, enuresis, apnea, irritabilidad, y demás; haciendo un total de poco más de 80 padecimientos relacionados con los trastornos del sueño, sin dejar de mencionar la merma en la productividad de los individuos. 

Es por ello que los ciclos vigilia-sueño juegan un papel importantísimo en la estabilidad emocional, productiva y de salud en los seres humanos, en vrim.com.mx contamos con especialistas que te ayudarán a resolver estás perturbaciones y así evitar afectaciones a tu vida diaria. 




Drucker Colín explica que nuestro organismo funciona en ciclos de 25 horas aproximadamente, los cuales presentan periodos de máxima actividad y otros de descanso; aunque también existen ciclos anuales encargados de regular otras funciones orgánicas.

El investigador comentó que durante un experimento se alteró el reloj biológico de un roedor, lo cual afectó notablemente sus ciclos, no obstante, fue posible comprobar que la implantación de células puede regenerar el reloj biológico, de manera que los ciclos pueden recuperarse.

El Doctor Drucker ha estado involucrado en las investigaciones sobre la función y efectos del sueño en el organismo, por lo que expresa que el correcto tratamiento de las alteraciones ha llevado a entender que es necesario respetar los requerimientos del organismo en cuanto a sus tiempos de descanso, ya que de lo contrario alteramos nuestro reloj biológico pudiendo entonces padecer algún tipo de trastorno.

Asimismo el investigador hace énfasis en el hecho de que el sueño también funciona como detector de otras enfermedades, un ejemplo es la impotencia sexual en varones, ya que mediante el periodo de sueño es posible saber si es causada por un problema biológico o psicológico.